Píldora “La oportunidad de ampliar el pool bancario”

A pesar de la fuerte concentración que en los últimos años ha sufrido el sistema financiero español, todavía nos encontramos en un contexto económico que nos deparará “turbulencias” por lo que a la banca se refiere. Y en el que, por tanto, es tan importante tener diversificada la cartera de clientes, como tener diversificadas las fuentes de financiación bancaria.

En los próximos meses, con toda probabilidad, desaparecerán un mínimo de cuatro entidades financieras que tienen un cierto peso en lo que a financiación empresarial se refiere. Algunas desaparecerán como consecuencia de procesos de fusión que ya se están llevando a cabo y que son conocidos públicamente y otras desaparecerán porque tienen en venta su red de oficinas y éstas serán adquiridas por otras entidades que ya tienen presencia en nuestro país.

Por ello, si nuestro pool bancario aún lo permite, es aconsejable que le incorporemos a alguna entidad financiera más. Esto reforzará la estabilidad de nuestra financiación global, puesto que reducirá la dependencia que podamos tener de uno u otro banco y, por tanto, estaremos protegidos ante posibles reducciones de límites de financiación que pueda originar la próxima ola de fusiones bancarias.

Resulta evidente que la tendencia es que, por las mayores exigencias del regulador, las entidades financieras irán reduciendo su exposición en el sector empresarial y, por otra parte, las empresas deberán reducir su dependencia del sector bancario, buscando formas alternativas de financiación. Si este proceso de “desapalancamiento bancario” no se hace a un ritmo asumible por la empresa, ésta puede pasar serias dificultades. Por ello, con el fin de atenuar este proceso, es bueno incorporar a nuevas entidades financieras en el pool bancario, que nos aporten nueva financiación, de forma que este desapalancamiento no se haga al ritmo que impone la banca, sino de acuerdo con las posibilidades reales de la empresa.

Por otra parte, la incorporación de nuevas entidades, con condiciones económicas más competitivas, permitirá a la empresa mejorar su capacidad de negociación con los bancos con los que ya mantiene líneas de financiación.

Hay que ser coherente a la hora de plantear operaciones a nuevas entidades financieras, solicitando límites y productos que vayan en consonancia con la inversión que ya tienen a la empresa el resto de bancos, y con relación a los intereses que podamos intuir en la nueva entidad, en función de su dimensión, cuota de mercado, origen, etc. Y tan importante como eso, es el hecho de dirigirse a la entidad financiera idónea.

Si la empresa tiene interés en productos de financiación específicos, tales como el factoring, confirming, leasing o renting, es bueno que nos dirijamos a compañías especializadas que únicamente comercializan este tipo de productos. Así obtendremos límites más generosos, mejores condiciones económicas y un mejor servicio. Además, de esta manera mantendremos intactas con el resto de entidades más generalistas, las posibilidades de ampliar límites del resto de productos (póliza de crédito, préstamo, descuento…)

Por último, hay que desmentir que el sistema financiero español quedará constituido por sólo seis o siete grupos bancarios, sino que continuarán operando más de un centenar de entidades. Desde Kreedit podemos gestionar líneas de financiación para su empresa con más de una treintena de bancos.

En caso de que desee aclarar cualquier duda que le pueda surgir al respecto, puede ponerse en contacto con nosotros y estaremos encantados de atenderle.

Jordi Solé Tuyá
Director Ejecutivo
Kreedit | Financiación Empresarial