La crisis sanitaria del Covid-19 ha provocado a las empresas enormes dificultades operativas, cancelación de pedidos, disminución de ventas y tensiones de tesorería.

El Gobierno ha anunciado unas medidas que, en el ámbito de la financiación, pretenden ofrecer liquidez a las empresas para que puedan superar estas dificultades.

La principal de estas medidas consiste en la puesta en marcha de una línea de avales, a través de la cual, el ICO (Instituto de Crédito Oficial) avalará ante los bancos un determinado porcentaje de los nuevos préstamos que éstos concedan a empresas.

Atendiendo a que los bancos son empresas privadas que tienen como objetivo primordial velar por su propia viabilidad y, al mismo tiempo, maximizar el valor para sus accionistas, nada hace pensar que vayan a estar predispuestos a asumir la parte de riesgo que no cubra el Estado en estas nuevas financiaciones a empresas que sufran disminuciones de ventas o tensiones de tesorería, y que, por tanto, son operaciones con un elevado riesgo de impago.

Ahora bien, a lo que sí que va a estar muy predispuesta la banca, es a utilizar estos avales del Estado para refinanciar sus actuales posiciones de inversión en empresas que estén pasando por dificultades -tanto si es como consecuencia del Covid-19 como si no- y, en cualquier caso, a este perfil de empresas no les van a ampliar los límites de financiación, que es lo que, supuestamente, pretendía la medida anunciada a bombo y platillo por el Gobierno.

Con todo ello, las empresas no van a conseguir financiación adicional con la que cubrir las pérdidas que van a sufrir estos meses, sino que sólo van a conseguir alargar un poco los plazos de repago de su actual deuda.

Pero, los bancos, en cambio, sí que va a ser los grandes beneficiados de esta medida, puesto que van a traspasar al Estado -todos los ciudadanos- un elevado porcentaje del riesgo que ya tenían asumido hasta ahora en empresas que, con esta crisis, verán incrementada su probabilidad de impago ante los bancos. Se quitan un muerto de encima (!) y esta crisis la vuelven a pagar los ciudadanos.

Jordi Solé Tuyá
Director Ejecutivo
Kreedit | Financiación Empresarial

Marzo de 2020