Kreedit | Junio de 2017

En el marco de la serie sobre alternativas de financiación, en el capítulo de hoy trataremos el Préstamo Sindicado.

El mercado financiero ha consagrado varias fórmulas para captar clientes con grandes necesidades de recursos y al mismo tiempo ha creado mecanismos de diversificación del riesgo. Aquí es donde han evolucionado los Préstamos Sindicados.

Los Préstamos Sindicados tienen su origen en torno a los años setenta, fruto de una actuación conjunta de varias entidades financieras ante la imposibilidad de hacer frente por sí solas a las necesidades de financiación de grandes empresas. De ahí el nombre de Préstamos Sindicados.

A grandes rasgos, estos préstamos son la asociación de diferentes bancos, cajas de ahorro o de otras empresas, para financiar grandes operaciones de crédito repartiendo el riesgo entre las diferentes entidades que participan.

Esta asociación es ventajosa tanto para las empresas como para las entidades que prestan los fondos.

Para las empresas, porque pueden conseguir préstamos de más volumen de los que les conceden normalmente y les permite ampliar sus relaciones bancarias teniendo la posibilidad de ampliar sus fuentes de financiación, lo que les da más flexibilidad y más alternativas.

Y para las entidades, porque pueden participar en operaciones que de otra forma no tendrían acceso por los límites de crédito que tienen normalmente, y les abren las puertas a clientes con los que no tienen la oportunidad de trabajar en otras condiciones.

De entre todas las entidades intervinientes hay una, a la que se identifica como Banco Agente, que es la que lleva a cabo la gestión operativa del préstamo con el fin de que haya un control sobre el mismo. Así, cada prestador no trata con el prestatario, sino que lo hace con el Banco Agente, que es el que centraliza la operación.

Entre las funciones más representativas del Banco Agente están:
a) Administrar y gestionar la operación sindicada. En consecuencia:

• Es el Banco Agente el único que entrega el dinero a la parte prestataria.

• Es el único que recibe periódicamente los intereses y, en su caso, el capital a amortizar de la prestataria.

• Es el encargado de repercutir las comisiones a la prestataria.

• Es quien comunica a la empresa el tipo de interés aplicable en el período de que se trate cuando la operación es a tipo de interés variable o referenciado.

• Se relaciona con la prestataria si surge, a lo largo de la vida de la operación, cualquier incidencia.

 

b) Es el que se relaciona con el resto de miembros del sindicato de entidades que participan en la operación:

• Solicitará a cada entidad el porcentaje que le corresponda para abonarlo al prestatario.

• Cuando reciba los abonos periódicos de liquidaciones y/o capital los imputará en el porcentaje que corresponda a cada uno de los bancos que intervengan en la operación.

• Repartir las comisiones ingresadas.

• Comunica a los restantes bancos el valor del tipo de interés a aplicar al período de que se trate en el caso de operaciones referenciadas.

• Siempre que haya alguna incidencia o problema, la tiene que comunicar a los demás miembros del sindicato.

• Lleva el apoyo contable y administrativo de la operación.

c) Por su labor percibe una comisión periódica (comisión de agencia) que repercute en la parte prestataria

Si desea conocer más detalles de esta alternativa de financiación o tiene interés en acceder a líneas de financiación, desde Kreedit nos ponemos a su disposición.

Kreedit | financiación empresarial
T. 934 675 641
C/e info@kreedit.com